En medicina del Aparato Digestivo, el estreñimiento es uno de los motivos más consultados por los pacientes que acuden al especialista en Osteopatía, siendo entre un 25-50% de visitas al año, pudiendo llegar a los 2 millones de pacientes visitados anualmente. Este trastorno afecta a un 28% de los españoles y a un 10% de la población mundial.

Independientemente de la edad o del estado de salud del paciente, el estreñimiento altera negativamente la calidad de vida de quién la padece, de un modo similar al que afecta el asma, la depresión o la diabetes.

Asimismo, los pacientes que sufren estreñimiento acostumbran a tener el riesgo de padecer enfermedades autoinmunes al tener el sistema inmune afectado. Generalmente, a quien más afecta es a mujeres a partir de los 65 años y, tiende a relacionarse con riesgo de cáncer colorrectal.

¿Qué significa tener estreñimiento funcional?

El estreñimiento funcional se engloba dentro de los trastornos funcionales del intestino, junto a otras patologías como el síndrome de intestino irritable.

Por estreñimiento conocemos a aquella dificultad para hacer de vientre. Esta dificultad de evacuación puede ser por ir poco al baño o porque se tiene una gran dificultad para conseguir defecar.

El tratamiento idóneo para combatir el estreñimiento y mejorar su sintomatología es a partir de laxantes y fibra. Sin embargo, cabe recordar que los laxantes deben ser recetados por el médico, ya que su mal uso puede agravar el trastorno.

¿Qué consecuencias puede tener?

Según unos estudios de Richie, el 31% de las personas sienten dolor en la zona inguinal o lumbar al estimular el intestino grueso. Por ello, se cree que existe una relación entre los dolores referidos de los pacientes y una disfunción funcional visceral. Además, también se puede presentar dolor referido en la regiones lumbares, sacro-iliacas y trocánteres mayores.

El sufrimiento que supone el estreñimiento puede explicarse desde distintas vertientes:

  • Fisiológica
  • Biopsicosocial
  • Bioquímica
  • Psíquica

Como mostraba Ritchie en su estudio, el dolor proviene de la distensión sostenida de las paredes del colon. En las mismas, existen unos receptores sensibles al estiramiento, que se encargarían de informar a centros superiores de que existe un exceso de tensión en alguna zona del intestino. Cuando esto ocurre, provoca el conocido dolor abdominal del estreñimiento, el cual puede llegar a causar dolor en la columna vertebral.

Asimismo, los pacientes suelen manifestar que en los peores momentos del estreñimiento tienen molestias en la zona lumbar y sensación de agotamiento.

Fuente

topdoctors.es