Según una investigación reciente, los protectores solares caseros no protegen al 100% la piel, lo que aumenta el riesgo de sufrir quemaduras solares o cáncer de piel.

En la actualidad son muchas las personas que se fabrican sus propios protectores solares en casa, en lugar de comprarlos en el supermercado. Sin embargo, según una investigación reciente, los protectores solares caseros no protegen al 100% la piel, lo que aumenta el riesgo de sufrir quemaduras solares o cáncer de piel.

»Se ha demostrado que los ingredientes recomendados para elaborar protectores solares caseros tienen un protección mínima contra la radiación ultravioleta», explica la doctora Julie Merten.

En la actualidad son muchas las personas que se fabrican sus propios protectores solares en casa.

Así, los ingredientes más utilizados para elaborar un protector solar casero son: aceite de coco, aceite de lavanda, aceite de frambuesa, manteca de karité o cera de abejas.

»Los protectores caseros conllevan un riesgo para la salud, ya que no están probados ni regulados para determinar su eficacia como los protectores solares comerciales. Cuando lo haces tú mismo, no sabes si es seguro o efectivo», comenta la doctora Julie Merten.

Por tanto, la mayoría de los expertos recomienda comprar un protector que tenga un filtro solar de banda ancha, ya que es fundamental para proteger la piel de la radiación ultravioleta y reducir la incidencia de cáncer de piel.

Fuente: consalud.es