Aproximadamente 3 millones de personas tienen en España osteoporosis, enfermedad que se caracteriza por ser crónica y progresiva. Es decir, la persona que la tiene irá perdiendo poco a poco masa ósea provocando que los huesos se debiliten, sean cada vez más frágiles y haya una tendencia a fracturarse.

“Uno de los problemas de la osteoporosis es que no hay síntomas, los pacientes no notan dolor hasta que se produce una fractura”, explica Josep Blanch, presidente de la Sociedad Española de Investigación ósea y Metabolismo Mineral (Seiomm), con motivo de la celebración del Día Mundial de la Osteoporosis.

La fractura es la manifestación clínica de la osteoporosis y su importancia radica el fuerte impacto que tiene en la calidad de vida de los pacientes, tal y como incide Blanch. Y es que las fracturas son altamente prevalentes: una de cada seis mujeres y uno de cada diez hombres mayores de 70 años sufrirá una fractura osteoporótica. “Se producen casi 40.000 fracturas de cadera en España al año y una fractura de cadera incrementa muchísimo el riesgo de morir después de la fractura. De hecho, el 20 por ciento de las personas que sufren una fractura de cadera se mueren en el transcurso del primer año después de la fractura”.

Además, las fracturas son altamente incapacitantes, un año después de una fractura de cadera la mayoría de los pacientes no puede seguir su vida con normalidad: tendrán problemas para ir al mercado o conducir, no podrán conservar su independencia, ya que el 40 por ciento no pueden caminar por sí mismas.

¿Cómo podemos prevenir las fracturas?

El presidente de Seiomm hace hincapié en que cuando una persona sufre una fractura, el riesgo de tener una segunda se duplica. Ante esto es importante conocer los factores de riesgo que aumentan el riesgo, de esta manera podremos prevenirla.

Si una mujer ha pasado la barrera de los 50 años y está en la posmenopausia, Blanch recomienda acudir al médico para que le realicen una densitometría, una prueba sencilla y sin riesgos que evaluará la calidad del hueso y determinará si es necesario que la paciente empiece a tomar medidas preventivas.

Otros causas de osteoporosis son tener antecedentes familiares, haber tenido una fractura previa, estar muy delgado, no realizar actividad física y tener una vida sedentaria, tener déficit de calcio y vitamina D o llevar un estilo de vida poco saludable: fumar y beber en exceso.

“La osteoporosis puede tratarse. Actualmente tenemos tratamientos muy buenos y seguros que reducen hasta un 60 por ciento el riesgo de fracturas. El problema está en que los pacientes abandonan la terapia y no siguen un tratamiento activo”, concluye Blanch.

Fuente: cuidateplus.com