El esguince de muñeca (también llamado muñeca abierta) se produce por la lesión de los ligamentos de la articulación de la muñeca, sobre todo del ligamento escafolunar.

El mecanismo de lesión más común es el traumático, por caída sobre la mano en hiperextensión. También puede afectarse, aunque con menor frecuencia, por sobre esfuerzos o esfuerzos repetitivos, tanto laborales como deportivos.

¿Cuáles son los síntomas más comunes del esguince de muñeca?

El principal síntoma es el dolor, que se agudiza con los movimientos de la muñeca, especialmente con la flexo extensión. Suele encontrarse tumefacción en el dorso de la muñeca y limitación funcional, así como debilidad con su uso.

El principal síntoma es el dolor, que se agudiza con los movimientos de la muñeca.

¿Existen grados de esguince de muñeca?

Los esguinces de forma general se clasifican en tres grados:

  • Grado 1 o leve: Ligamentos elongados pero sin rotura.
  • Grado 2 o moderado: Rotura parcial de ligamentos.
  • Grado 3 o grave: Rotura completa de ligamentos.

¿Cómo se diagnostica?

Si se ha sufrido un traumatismo es recomendable realizar una radiografía, para descartar fracturas y posibles lesiones ligamentosas complejas. Si existen dudas, o no se mejora con el tratamiento sintomático o se trata de lesiones crónicas se recomienda la realización de una resonancia magnética nuclear.


No es infrecuente encontrar resultados normales en las resonancias, ya que en ocasiones el ligamento no está roto del todo pero presenta una laxitud residual que dificulta su funcionamiento correcto, que se traduce en dolor con los esfuerzos e inflamación en el dorso (afectación dinámica). Por lo que es fundamental, en estos casos, una adecuada exploración física llevada a cabo por profesionales con experiencia en este tipo de lesiones.

Tratamientos del esguince de muñeca, ¿tratamiento quirúrgico o no quirúrgico?

En la mayoría de los casos el tratamiento inicial es siempre sintomático, con reposo e inmovilización, frío local y fármacos antiinflamatorios.

En esguinces leves es suficiente colocar un vendaje. En casos moderados o graves es recomendable inmovilizar con férula de yeso u ortesis, bien como tratamiento definitivo durante dos o tres semanas o bien hasta la realización de pruebas complementarias en caso de sospecha de lesiones más severas.

Tras la inmovilización suele ser frecuente realizar tratamientos de fisioterapia y restringir los esfuerzos importantes durante unas semanas.

El tratamiento quirúrgico solamente se indica en esguinces leves o moderados si fracasa el tratamiento conservador, si persiste dolor y limitación funcional de la mano.

En roturas completas del ligamento escafolunar, o ante una alta sospecha, el tratamiento inicial es quirúrgico, ya que es conveniente realizar una exploración y reparación de la lesión en los casos agudos o bien una reconstrucción ligamentaria en caso de lesiones crónicas, ya que la rotura completa del ligamento puede provocar el desarrollo de una artrosis precoz de muñeca.

En los casos de lesiones severas de larga evolución que presenten artrosis ya establecida los tratamientos quirúrgicos son paliativos, realizando fundamentalmente artrodesis (fijación de la articulación dañada) parciales o totales, o bien una prótesis de muñeca.

La cirugía de elección hoy en día para las lesiones ligamentosas de la muñeca es la artroscopia de muñeca, que nos permite realizar una evaluación precisa de las lesiones tanto ligamentarias como articulares, y la reparación o reconstrucción de las mismas en el propio acto quirúrgico.

Fuente

topdoctors.es