La pubalgia es un dolor intenso en la zona de la ingle que suele afectar a los deportistas. Hoy descubriremos de qué manera podemos tratar este problema.

La pubalgia es un problema que afecta a la región inguinal y que se conoce con diferentes nombres como pubalgia, osteopatía dinámica del pubis, entesitis pubiana o hernia del deportista.

Este último nombre es debido a que esta afección suelen padecerla atletas o deportistas debido a que realizan un sobreesfuerzo físico, que hace que este problema sea más frecuente en ellos. Especialmente, en los que realizan ejercicios que requieren varias repeticiones, cambios de dirección o de ritmo.

Hoy descubriremos algunas causas más de esta afección, los síntomas que alertan sobre su aparición y la mejor manera de hacerle frente.

Causas de la pubalgia

La pubalgia se produce debido a una sobrecarga muscular que se produce tras realizar movimientos repetidos y continuados. Por este motivo, suele darse en personas que practican deportes de máximo rendimiento.

No obstante, existen algunos motivos que pueden favorecer su aparición y que es necesario que tengamos en cuenta para prevenirla en la medida de lo posible. Veamos algunos de ellos:

  • Mala preparación física: si nos disponemos a hacer deporte, pero debido a llevar una vida sedentaria nuestra forma física no es la mejor, es posible que al empezar algunos deportes la pubalgia haga acto de presencia.
  • Calentamiento deficiente: una manera de prevenir lo anterior es calentando adecuadamente los músculos antes del entrenamiento. Hacerlo rápido y mal puede derivar en un problema de pubalgia. Por ello, debemos tomarnos nuestro tiempo.
  • Características anatómicas: puede que debido a un traumatismo en la zona del pubis o por la condición física de la persona se tenga más riesgo de sufrir esta afección.

En el momento de elegir un deporte, es importante revisar estos aspectos (sobre todo el de las características anatómicas) para no sumergirnos en una práctica deportiva que nos hará sufrir y padecer muchos de los síntomas de la “hernia del deportista”.

Síntomas de la entesitis pubiana

Sufrir pubalgia no es algo agradable. Su síntoma más característico, como bien señalan algunos estudios, es “dolor en la zona inguinal y púbica que puede irradiar a la región de los aductores y a la región abdominal baja”.

No obstante, veamos con mayor profundidad cómo se pueden ir desarrollando los síntomas de la pubalgia para, posteriormente, ver ya la mejor manera de tratar este problema:

  • Dolor antes o después de la práctica física: esta es la primera señal de alarma que no debemos confundir con agujetas o una mala postura. El dolor puede ser leve y suele desaparecer.
  • Intenso malestar durante la práctica deportiva: una vez superada la fase anterior y sin tomar medidas, el dolor aparece durante el entrenamiento provocando que se tenga que interrumpir, ya que es bastante más intenso.
  • Limitación de movimientos: la continuación de los síntomas solo derivará en un dolor que se sentirá incluso en reposo. El problema es que en este punto se notarán ciertas limitaciones de movimiento.

Como podemos ver, el dolor avanza alertando de que hay un problema que descompensación en los músculos de la zona. La manera de resolver esto es iniciando un tratamiento adecuado.

Tratamientos para la pubalgia

Existen diferentes tratamientos para la pubalgia dependiendo de si nos encontramos en la fase leve o en la más aguda, ya con limitación de movimientos. Por ello, las opciones serán las siguientes:

  • Ejercicios de potenciación y estiramiento: ayudarán a generar una buena compensación en los músculos implicados en la pubalgia. Esto se incluirá en el programa de rehabilitación, que contará con fisioterapia, osteopatía y electroestimulación.
  • Antiinflamatorios: si el dolor es muy intenso y provoca interrupciones en la práctica deportiva se utilizarán este tipo de medicamentos para reducir el dolor.
  • Ejercicios de calentamiento específico: las personas que sufren pubalgia deben realizar ejercicios de calentamiento específicos para evitar que este problema se vuelva crónico.
  • Cirugía: en los casos más graves, el médico puede recomendar la cirugía para reducir la presión en la zona y, así, mejorar el dolor que el paciente está sufriendo.

Como hemos podido ver, este es un problema frecuente en deportistas. Por ello, si realizas algún deporte, ante cualquier dolor en la zona inguinal te recomendamos que acudas al médico.

Un diagnóstico temprano te permitirá ponerle solución a un problema que puede derivar en un dolor realmente agudo e incapacitante.

Fuente: mejorconsalud.com