¿Qué son las hemorroides?

Las hemorroides son unas almohadilladas ubicadas en la parte alta del canal anal. En total tenemos 3 nódulos hemorroidales internos, y su función es la de ayudar en la continencia anal. Es necesario estar atentos a si sufren cambio en el tamaño o se descuelgan, ya que entonces se deberán tratar.

¿Qué tipos de hemorroides existen?

Según la clasificación, se determinará un tratamiento u otro.

En función de su localización:

  • Hemorroides externas: nacen del plexo hemorroidal inferior. Están la parte visible del ano y recubiertas de piel. Tienen escasa repercusión clínica.
  • Hemorroides internas: nacen del plexo hemorroides superior. Están dentro del canal anal y recubiertas de mucosa; no suelen ser visibles. Estas son las que cuando crecen, producen síntomas y hay que tratar. Tenemos 4 grados:
    • Grado I : mínimo abultamiento en el canal anal, nunca llegan a salir.
    • Grado II: salen del ano al defecar, pero se reducen espontáneamente al terminar la defecación.
    • Grado III: prolapsan tanto al defecar, como espontáneamente; hay que reducirlas manualmente.
    • Grado IV: permanecen siempre fuera; imposible reducirlas manualmente.

¿Cuáles son sus causas?

Las hemorroides se dan debido a una debilidad de los tejidos conectivos y elásticos de las almohadillas hemorroidales. Puede ser resultado de haber nacido con este defecto o por exponerse a factores como el estreñimiento, sedentarismo o abuso de alcohol entre otros factores.

¿Cómo son los síntomas?

El signo más común es el del sangrado al defecar. Lo podemos observar en el papel, las heces o incluso en la taza del váter. Otros síntomas son el picor, escozor, sensación de pesadez sensación de evacuación incompleta, aparición de bultos perianales. No producen dolor intenso, en esos casos estaríamos hablando de otras patologías.

¿Cómo es el tratamiento?

El tratamiento depende del tipo de hemorroide.

  • Grado I y II: no suele necesitar tratamiento. Si por algún motivo producen un sangrado reincidente, se puede tratar con: esclerosis con espuma de polidocanol (pinchar una sustancia irritante dentro de la hemorroide) o Banding (colocar una banda de goma elástica en el nódulo hemorroidal)
  • Grado III y IV: tratamiento quirúrgico. La técnica actual más novedosa y con mejores resultados es la hemorroidectomía con Láser de CO2. Consiste en la extirpación completa del nódulo hemorroidal enfermo con el láser de CO2.

¿Cuáles son las ventajas del Láser de CO2?

En la cirugía del ano (proctología) el tipo de láser indicado es el de CO2. Es el tratamiento quirúrgico más avanzado que podemos ofrecer a los pacientes por las siguientes razones: 

  • Permite la extirpación completa de las hemorroides.
  • Escaso dolor post-operatorio.
  • Heridas más pequeñas y con menor inflamación.
  • Menor tiempo de cicatrización.
  • Rápida vuelta a la vida normal y laboral.

Fuente

topdoctors.es