Seguro que alguna vez has oído hablar del »síndrome de Burnout», o lo que es lo mismo, »el síndrome de estar quemado».

Pero, ¿en qué consiste? Se trata del síndrome del trabajador desgastado que, además de sufrir el clásico estrés en el trabajo, habla de agotamiento emocional, de irritabilidad y de reducción en la eficacia, es decir, de esa sensación de no dar más de sí.

Sin embargo, sentirse estresado o cansado en el trabajo no significa que se padezca el síndrome de Burnout. »El estrés se refiere a un estado emocional en el que una persona se encuentra en tensión por condiciones adversas; el Burnout es una condición, el resultado de la exposición prolongada al estrés, y conduce al agotamiento de la fuerza mental o emocional, al sentimiento de fracaso, baja autoestima, insomnio e irritabilidad», señala Cuca Azinovic, fundadora de Bienestar Consciente.

¿Qué produce el síndrome de Burnout? Según los expertos, son 12 las fases que llevan al colapso: falta de valor, exceso de trabajo, sentir que dejas de importar, ignorar los problemas, obviar los límites, mal humor, escasa vida social, cambio de identidad, percibir que nada te afecta, vacío, depresión y colapso mental.

Por todo ello, desde Petit BamBou nos cuentan algunos tips que pueden ayudarte a mantener a raya el agotamiento laboral y evitar el síndrome de Burnout.

1. Conexión. Cuando estamos mal tendemos a aislarnos y a hacernos un ovillo. La conexión con un terapeuta, familiar o amigo es crucial para la sanación, ya que si nos quedamos aislados en nuestro sufrimiento, probablemente este se retroalimentará.

2. Meditar. 10 minutos al día es suficiente.

3. Regular el sueño. Deja la tecnología fuera del dormitorio y desconecta de las redes sociales antes de cenar.

4. Hacer ejercicio. La actividad física incide en el cerebro y las hormonas. Si es »outdoor», mejor.

5. Alimentarse nutritiva y conscientemente.

6. Respirar adecuadamente.

7. Trabajar en algo que permita desarrollar fortalezas y valores, con gente que sume.

8. Estilo de vida integrado. No descuides el resto de áreas vitales, más allá del trabajo.

9. Tener flexibilidad. Mejora con la meditación consciente (mindfulness). Según las últimas investigaciones, »los programas de mindfulness en el trabajo ayudan a los empleados a lidiar mejor con el Burnout y a desarrollar la capacidad para observar los patrones de pensamiento automáticos y a permanecer más tranquilos frente a la adversidad, conscientes de nosotros mismos, en lugar de sucumbir a las emociones negativas. Además, está comprobado el vínculo entre menos estrés y una mayor satisfacción laboral», apunta Cuca Azinovic.

Fuente: consalud.es