El Síndrome de Defecación Obstructiva (SDO) es un término genérico que hace referencia a la dificultad de evacuar satisfactoriamente el recto durante el proceso de la defecación. El examen de los pacientes con SDO muestra que existen alteraciones pélvicas anatómicas y funcionales en conexión variable entre sí, así como en relación con la sintomatología que ellos reflejan. El diagnóstico y tratamiento de esta patología requiere de expertos en Cirugía General y Coloproctología que dirijan de una manera protocolizada el tratamiento de esta patología heterogénea.

El estreñimiento crónico es uno de los motivos de consulta más comunes a médicos de atención primaria, internistas, gastroenterólogos y cirujanos colorrectales.

El SDO es un término de amplia aplicación, pues se refiere a la incapacidad percibida por el paciente para vaciar el recto normalmente y se clasifica como un tipo de estreñimiento crónico de tipo funcional. Hay muchos términos adicionales (estreñimiento distal, disfunción evacuatoria, síndrome de obstrucción a la defecación, etc.), que se utilizan en toda la literatura científica para describir la misma constelación de hallazgos.

Se calcula que el Síndrome de Defecación Obstructiva
afecta en mayor proporción a mujeres

¿A quién suele afectar el Síndrome de Defecación Obstructiva?

Se estima que más del 15% de las mujeres multíparas presenta algún tipo de trastorno del suelo pélvico y que el 10-20% de estas pacientes consultarán por disfunción evacuatoria. Cierto grado de defecación obstructiva se observa en el 50% de los pacientes que consultan por estreñimiento.

¿Cómo se manifiesta el Síndrome de Defecación Obstructiva?

Los pacientes afectados por el SDO refieren habitualmente una mezcla de síntomas generales, como son:

  • La percepción de evacuación rectal difícil, con esfuerzos defecatorios prolongados.
  • La necesidad de excesivo esfuerzo defecatorio.
  • La sensación de evacuación incompleta o fragmentada.
  • El deseo de repetir las evacuaciones.
  • La percepción de pesadez o incomodidad pélvica.
  • La sensación de abultamiento pelviperineal.
  • La sensación de bloqueo anal.
  • La necesidad de auto-maniobras digitales para facilitar la defecación (presión vaginal, opresión perineal y extracción fecal directa).
  • Ensuciamiento anal.

¿Cuáles son las causas del Síndrome de Defecación Obstructiva?

Las formas de presentación clínica del SDO pueden dividirse en dos grandes grupos: disfunción u obstrucción mecánica (rectocele, enterocele, peritoneocele, sigmoidocele, intususcepción, prolapso rectal y hernia perineal) y disfunción u obstrucción funcional (disinergia abdomino-pélvica, disinergia de la defecación o anismo). Estas formas pueden aparecer de forma aislada, asociadas entre sí y/o a otros tipos de estreñimiento funcional o no.

¿Cómo identificar el Síndrome de Defecación Obstructiva?

El SDO es una entidad muy heterogénea que requiere de un interrogatorio exhaustivo, sistemático y cauto. Se debe intentar identificar cuál es el principal causante de la clínica y priorizar el estudio con base en él. El examen físico es también esencial en el diagnóstico inicial del paciente.

Además de los criterios clínicos, el diagnóstico de SDO requiere de la realización de estudios funcionales para caracterizarlo correctamente. Ninguna de las pruebas funcionales tiene un valor definitivo de manera aislada, y su realización y resultados se deben valorar en el contexto de los síntomas del paciente por un especialista con capacidad de ofrecer el tratamiento más óptimo. El tratamiento variará y podrá incluir desde cambios en el estilo de vida (aumento de la ingesta de fibra y agua), fármacos (diferentes tipos de laxantes), terapias físicas (biofeedback y rehabilitación del suelo pélvico) y, en algunas ocasiones, incluso cirugía colorrectal (rectopexia ventral, colposacropexia, etc).

Fuente

topdoctors.es