¿Qué es y en qué consiste una prótesis de cadera?

Una prótesis de cadera es un dispositivo artificial que sustituye a la articulación de la cadera, es decir, la unión del fémur, hueso del muslo, a través de la porción proximal, cabeza esférica, con la pelvis.

Se aborda a través de una esfera hueca, que es el cotilo.

¿Cuándo se utiliza una prótesis de cadera?

En el caso de las prótesis de cadera, el paciente acude a la consulta cuando presenta dolor inguinal, que le dificulta la marcha, la bipedestación continuada (estar de pie), la sedestación, rotaciones (cruzar las piernas) y que se alivia al estar acostado en decúbito supino.

Así pues, teniendo en cuenta esta anamnesis, se realiza la exploración clínica que confirma el dolor inguinal, a la movilidad pasiva de la articulación coxo-femoral. Posteriormente, se realizan pruebas complementarias, como radiografíasTAC y resonancia magnética, aunque en la mayoría de los casos únicamente es necesaria la radiografía.

Por lo tanto, si la valoración clínica coincide con las pruebas complementarias, apreciándose el diagnóstico de coxartrosis, o bien deformidades de la cabeza femoral o el cotilo, que impiden la congruencia articular, en consenso con el paciente se le indica el tratamiento quirúrgico mediante PTC. Esto puede aplicarse también a las necrosis óseas, pero en concreto, en esa patología, la aplicación de una prótesis de cadera depende de su estadío.

¿Qué aportan las prótesis de cadera?

Las prótesis de cadera aportan una mejoría notable en la movilidad del paciente. Así, se aumenta el radio de movilidad, pudiendo realizar acciones que anteriormente no se podían realizar, como sentarse manteniendo el ángulo de flexión del fémur con la pelvis a 90º, es decir, las rodillas siempre por debajo de las nalgas, además de no realizar aducciones de la pierna intervenida.

Radiografía de paciente con prótesis de cadera
 

Postoperatorio y recuperación de la prótesis de cadera

Aplicando el protocolo de rapid recovery, el paciente una vez recuperada la movilidad y sensibilidad, después de la cirugía, el paciente comenzará a movilizar tobillo y rodilla, manteniéndose en decúbito supino, pasadas 48 horas y una vez realizado el control radiológico, se autoriza la sedestación en la cama. Siempre se debe mantener la regla de los 90º, desplazándose siempre hacia el lado operado. A las 72 horas, se autoriza la bipedestación y macha con andador.

Si el paciente no presenta complicaciones postoperatorias, el paciente puede ser dado de alta al cuarto día tras la cirugía.

La recuperación se lleva a cabo con marcha con andador y fortalecimiento de glúteos, que son los más afectados durante el abordaje quirúrgico y rehabilitación dirigida, teniendo en cuenta que esta etapa se realice de forma adecuada, al mes de la cirugía podrá ser autónomo y como precaución, usará una muleta para la marcha.

Esperanza de vida útil de la prótesis de cadera

¿Cuánto dura una prótesis de cadera? La duración de una prótesis de cadera, sino presenta problemas de infección ni aflojamiento, la vida media es de entre diez y quince años, aunque se han documentado casos de hasta dos décadas.

No obstante, esto depende mucho de las características antropométricas de cada paciente, especialmente de aquellos casos en los que el paciente tiene un Índice de Masa Corporal (IMC) elevado. De todas formas, la vida útil depende mucho en función de la prótesis de cadera, si son cementadas o no cementadas, si la cabeza es de cerámica o metálica… Otra modalidad a destacar son las prótesis de cadera de recubrimiento (resurfacing) para personas jóvenes.

Fuente

topdoctors.es